lunes, 11 de marzo de 2013

Diario alemán Junge Welt denuncia injuria de Capriles al pueblo venezolano y a la familia Chávez
Modaira Rubio, Barinas,10 de marzo, 2013. El sábado 10 de marzo, el Consejo Nacional Electoral (CNE) convocó a elecciones presidenciales para el 14 de abril, en medio de una situación inédita para el país. El candidato de la Revolución es el actual Presidente Encargado Nicolás Maduro, por quien el comandante Chávez pidió en su última alocución votar para continuar con el Gobierno Bolivariano, en caso de su ausencia o inhabilitación. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no convocó asambleas ni reuniones, a través de twitter le ofreció a Henrique Capriles Radonski, actual gobernador de Miranda y ex candidato derrotado por Chávez el 7 de octubre de 2012, la tarjeta para postularse. También por twitter, Capriles respondió que meditaría si aceptaba o no. Finalmente, anunció que este domingo en la noche daría su respuesta. Los sectores más recalcitrantes de la derecha le pidieron que no se postulara para deslegitimar las instituciones y poner en duda la credibilidad del Poder Electoral. Capriles aceptó ir a las elecciones pero antes, puso en duda la actuación del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y del mismo CNE, con el que fue electo como mandatario regional mirandino ; cuestionó al Ministro de la Defensa, Almirante Diego Molero, alegando que fue el penúltimo de su promoción; acusó a la familia del Comandante Chávez de prestarse a un circo con el cadáver del líder de la Revolución que, según él, no murió el 5 de marzo sino en diciembre; fabuló con una supuesta pugna de poder entre Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, describiendo una telenovela política entre ambos que obligó a ocultar el cuerpo hasta “ganar tiempo” para colocar todo a su favor. Le preguntó a Maduro, si “aprendió a llorar en cursos de actuación en Cuba”, burlándose de la congoja que se ha reflejado en estos días en el rostro del Presidente Encargado. También hizo un llamado a ese “pueblo chavista” que está en la calle: “Chávez no está y nadie se los puede devolver. Fue la decisión de Dios, para mí que soy creyente”. Por último informó que se postularía la tarde de este lunes 11, sin hacer ninguna concentración por respetar el luto nacional. Esas declaraciones causaron gran rechazo y estupor en el quinto día en el que no cesan las kilométricas colas de personas que se acercan a la Academia Militar para darle el último adiós al Comandante Hugo Chávez. El Presidente encargado Nicolás Maduro, se vio en la obligación de pronunciarse a este respecto, llamando a la paz y a no caer en provocaciones. Para Maduro, el insólito y desafortunado pronunciamiento de Capriles, sólo tiene un objetivo: desatar el caos y la violencia, en un momento en que se calcula que no menos de cinco millones de venezolanos se han movilizado y se movilizan desde todos los rincones del territorio nacional para rendirle tributo al Comandante Chávez. Maduro también informó que la familia Chávez, en medio de su pesar, se reserva el derecho de emprender acciones legales contra las difamaciones dichas en su contra por Capriles. Capriles en todo su discurso usó un lenguaje propio del oscurantismo de la Edad Media: “Dios da y quita la vida”, “La muerte de Chávez fue una decisión de Dios”, “El que hace bien, le va bien; y el que hace mal, le va mal”. Quizás se deba al hecho de que en horas de la tarde, el Partido Comunista de Venezuela (PCV), dio su apoyo a Maduro para las elecciones de abril y Maduro se refirió en algún momento a que los comunistas “no creen en esas cosas”, refiriéndose a la religión. Esto sucedió durante la XII Conferencia Nacional del PCV, convocada de emergencia este domingo para proclamar su candidato. En este acto, Maduro dio un sentido discurso, con lágrimas en los ojos, en el que dijo “yo no soy Chávez, soy el hijo de Chávez”, y pidió ayuda y acompañamiento moral de este partido y de todos los sectores progresistas y revolucionarios para llevar a cabo la tarea de continuar construyendo el camino hacia el socialismo. Mientras Maduro aceptó su primera proclamación como candidato al lado del histórico PCV, en un emotivo discurso donde además señaló las fallas, las críticas y lo que todavía falta por hacer para alcanzar los objetivos planteados por el comandante Chávez en su programa; Capriles aceptó la suya envuelto en una polémica por ofender a la familia Chávez, al Presidente encargado y cuestionar los poderes del Estado. Es el preludio de una corta y complicada jornada electoral que por parte de la derecha, tiene todas las características de una campaña de desestabilización debido a la guerra de contrainformación que ha iniciado el mismo Capriles. Aquí la versión editada, traducida y publicada en alemán: http://www.jungewelt.de/2013/03-12/002.php

No hay comentarios: