domingo, 21 de abril de 2013

Adán Chávez: Estamos preparados para contrarrestar cualquier ataque del fascismo
Modaira Rubio.- Barinas, 20 de abril, 2013. Tras las elecciones del pasado 14 de abril, donde resultó electo el candidato de la Revolución Nicolás Maduro, con más del 50% de los votos, la ultraderecha liderada por el perdedor, Henrique Capriles Radonski, puso en marcha un golpe de Estado que fue neutralizado nuevamente por el pueblo venezolano al igual que en 2002. El lunes 15, grupos de choque de la ultraderecha desataron una ola de violencia vandálica en todo el territorio nacional que dejó como saldo 9 muertos, más de 100 heridos y grandes daños materiales para el Estado venezolano, esencialmente en el área de salud. Los más de 500 Centros de Diagnóstico Integral (CDI), que brindan atención gratuita a más de 20 millones de venezolanos y venezolanas gracias al convenio de cooperación con Cuba, se convirtieron en blanco de los ataques fascistas. En menos de 24 horas, el pueblo y las fuerzas armadas se movilizaron para derrotar este golpe de Estado en marcha, convocado por Capriles al desconocer las elecciones y cuestionar la legitimidad del Poder Electoral. Al respecto, pudimos conversar en Barinas, en entrevista exclusiva para medios regionales y la corresponsal de Junge Welt, con el gobernador de esta entidad, Adán Chávez, hermano del Comandante Hugo Chávez y parte del alto mando político de la Revolución Bolivariana. Sobre la violencia desatada por grupos conducidos desde la ultraderechista Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Adán Chávez expresó que “ellos prepararon antes de los comicios ese guión de violencia, que es el mismo del golpe del 2002, el llamado “golpe suave”. Son los mismos actores. Sus objetivos son idénticos, querían provocar una guerra civil, enfrentar pueblo contra pueblo para decir que la situación se escapó de las manos y amerita una intervención extranjera”. “Es necesario llamar a la reflexión a esa gente honesta que votó por la oposición pero que se dio cuenta de lo que ellos representan: persecución política, asesinatos, quema de los CDI, de casas de partidos de la izquierda; ellos representan al fascismo y quieren borrar del mapa todo lo que huela a Chávez, es decir todo lo que beneficia al pueblo”, prosiguió Adán Chávez. El mandatario regional señaló que el chavismo obtuvo una de las victorias más importantes en un momento muy difícil de depresión colectiva por la desaparición física del líder supremo de la Revolución, el Comandante Hugo Chávez. “La poca diferencia en los votos no es motivo para amilanarse. La mayoría de este pueblo es chavista. Hay que seguir revisando qué pasó y es cierto que debe abrirse una etapa para rectificar y reorientar, para evaluar en qué estamos fallando”, indicó al tiempo que aseguró que durante esta campaña se produjo el saboteo eléctrico, el saboteo económico, por parte de infiltrados dentro del aparato de las instituciones del Estado y por parte de grupos económicos que aún tienen mucho poder. “Eso provocó que esa población fluctuante, inclinara su voto hacia la opción de Capriles, quien además engañó al pueblo, asesorado de seguro por sus mentores gringos, disfrazándose de Chávez. Imitó su discurso, dijo que su plan era igual al de Chávez, usó sus símbolos. Alguna gente le creyó pero ese no es un voto duro. Es ese capital electoral que podemos recuperar y que han visto la violencia desatada. Si Capriles gana, aquí se desata una guerra civil”, continúo explicando el hermano mayor del Comandante Chávez. “Se demostró que el chavismo cuenta con siete millones y medio de votos duros. Ganamos además el 71% de los municipios en todo el país, lo que es una buena señal para als venideras elecciones municipales. Y donde perdimos, fue en verdad con un margen muy pequeño”, indicó. Barinas, por ser la tierra natal del Comandante Chávez, es un blanco estratégico para el plan desestabilizador. La violencia se desató con gran despliegue de grupos paramilitares traídos desde el Táchira, estado limítrofe con Colombia. El lunes 15, dirigentes del chavismo regional fueron cercados y asediados en sus casas; quemaron parcialmente dos CDI, acosaron a los médicos y cultores cubanos de la Misión Barrio adentro y Cultura Corazón Adentro. En Barinas,fueron detenidas cerca de 60 personas. A los pocos días fueron puestas en libertad más de 40 y sólo se mantiene a unos ciudadanos que fueron capturados con explosivos de alto nivel, procedentes del Táchira. “Derrotamos el golpe. Nuestro pueblo salió a las calles con mucha disciplina. Con amor a la Patria, sin violencia, de manera pacífica. Como gobernador pero también como parte del equipo político de la Revolución, digo con toda responsabilidad que estamos preparados para contrarrestar cualquier intento desestabilizador del fascismo, pero no nos confiemos, ellos van a continuar con su aventura antidemocrática”, especificó. “Legalmente no se han impugnado las elecciones, y miren todo el caos que generaron. Debemos seguir trabajando para profundizar la Revolución. Acelerar los cambios. Es cierto que tenemos infiltrados en nuestras instituciones. Hay que desmontar definitivamente el viejo Estado burgués para dar paso al estado socialista y comunal. Hay que acabar con la burocracia y la corrupción”, finalizó Adán Chávez. Fotos: El pueblo de Barinas defiende pacíficamente el CDI de la Urbanización Cuatricentenaria que recibió amenazas de ser quemado por las hordas de la derecha. Una joven madre se planta con su hija en brazos frente al CDI; la toma es pacífica; comunicadores populares hacen el trabajo mientras la gran prensa silencia al pueblo. Aquí el enlace del artículo original publicado por el diario alemán Junge Welt http://www.jungewelt.de/2013/04-22/025.php

No hay comentarios: